lunes, 8 de abril de 2019

- TENGO TODO Y A LA VEZ NO TENGO NADA -


Ayer día 7 de abril volvió a ser mi cumpleaños, no me puedo creer que ya pasara otro año, pero bueno, no me queda otra que apechugar con la realidad o por la contra puedo seguir pensando como hasta ahora, que mis padres se confundieron y me hicieron el D.N.I antes de tiempo.
Mi sobrina debió darse cuenta que no dispongo de material nuevo para publicar y me regaló este dibujo, con el aprovecho para comenzar la entrada. (Supuestamente soy yo).
En el se puede observar perfectamente que adquirió la destreza de su tío a la hora de dibujar, espero que sea lo único malo que herede de mi, si no mal vamos. Muchas gracias diablilla....
Tanto en este blog como en el que tuve durante tantos años, siempre me gustó publicar una entrada tal día, ya fuera de un surfari, alguna competición o un simple día de surf.
Esta vez obviamente no puede ser ya que los únicos viajes que hice estos últimos meses han sido a Vigo para continuar con la recuperación o a Barcelona a revisiones médicas, pero por ahora en las clínicas no suelen romper buenas olas.
Hoy sería buena ocasión  para contar que fue el mejor cumpleaños que recuerdo, que Amancio Ortega quiso regalarme un Ferrari, que la tarta de cumpleaños estaba bañada en oro, que mi vida es maravillosa, que estoy haciendo un casting para entrar de modelo y que me llamaron 3 veces para trabajar en la Nasa, pero estaría mintiendo y yo no soy de esos. Aparte esto no es Instagram.
Suelo e intento ser lo más transparente posible y la realidad es que en estos momentos a pesar de que la recuperación física esta siendo mejor y más rápida de lo esperado, que hay muchísimas posibilidades que antes de 2020  pueda volver a surfear, mi cabeza sigue dando más vueltas que la atracción de la siguiente fotografía.


Hoy día se lleva mucho vender una vida megaultra perfecta cibernética y tener otra real bastante distinta.
Gracias a dios, yo no tengo la necesidad de aparentar ni hacer creer a los demás algo que no soy, para bien o para mal, cuento las cosas como son, guste o no guste.
Ya casi pasaron 6 años desde que mi vida cambio drasticamente, aunque tuve y tengo momentos de lucidez , jamás volví a ser la misma persona y eso termino pasándome factura mentalmente.
Sigo echando de menos el poder levantarme cada mañana para ir a la playa, es decir, volver a MI VIDA, esa vida que tanto añoro y la cual me hacía plenamente feliz.


Desde pequeño me han dicho que al soplar las velas pidiera un deseo, no se si fue casualidad o llamémoslo X pero muchos se cumplieron, así que aquí dejo la instantánea del momento antes de pedir el último.


Sé o al menos me gustaría que cuando llegue el momento que busco desde hace tanto tiempo, este estado desaparezca para SIEMPRE y poder volver a ser esa persona que tanta gente me recuerda habitualmente que quieren volver a tener como amigo, hermano, hijo, cuñado, tío, sobrino, nieto y pareja, ellos buscan tanto o más que yo, mi felicidad. Así que aunque solo sea por vosotros seguiré luchando por conseguirlo, os debo TODO.


  PD: Mucho amor para la gente que me apoya y par los que no, podéis hacer que os tropezáis y .....

domingo, 10 de febrero de 2019

- LO PROMETIDO ES DEUDA -



Como bien saben todos los que de alguna manera me siguen, hace unos meses mi futuro como deportista era totalmente incierto.
De hecho en estos momentos lo sigue siendo pero con la diferencia de que las expectativas están siendo muy buenas y alentadoras.
Dicho esto retomo el motivo por el cual hoy me volví a sentar delante del ordenador.
La razón es la misma que en el 99,9% de las veces que publico algo, es decir, un viaje. Lo realice escasos días antes de la operación, pero por una cosa u otra aun no lo había subido.


Hace años que una ola, concretamente la de la imagen anterior, me sacaba bastante el sueño por decirlo de alguna manera, pero por el hermetismo que la rodea y a pesar de tener una pequeña noción de donde se podía encontrar , sinceramente, no sabia su localización exacta.
Así que tocó ponerse a investigar un poco y con la ayuda de alguna llamada, por fin di con ella.
Faltaban unos 10 días para viajar a Barcelona así que tampoco tendría mucho tiempo para planear y organizar todo, incluso las previsiones no eran increíblemente buenas ya que una fuerte borrasca tenía maneras de acercarse allí esos días con una dirección malísima, por lo que se genero un gran dilema en mi interior.


Una parte de mi decía, Rubén descansa que tienes que estar preparado para lo que se avecina, pero la otra parte insistía, Pincho no sabes lo que pasará mañana, así que no seas tonto, prepara todo y arranca.
Y por suerte le hice caso a esta última; la mañana siguiente estaba viajando hacia ese destino que se encuentra a 3961 km de Nueva-York.


Alguno al ver las imágenes sabréis de sobra donde es, pero no lo diré, no porque salga de mi, si no porque así me lo pidieron los lugareños, con buenas maneras, pero me lo han dicho.
Me dijeron que no había ningún problema en que me sacasen fotos pero que por favor no expusiera públicamente la ubicación de las mismas, y así lo haré como tantas otras veces.
Antes ya comenté que el principal motivo de este viaje era surfear esa ola en la que tantas veces había pensado y por suerte pude probarla, no con el tamaño ni las condiciones en las que me hubiera gustado pero al menos me saqué ese gusanillo que tenia.



Tras unos días soleados la dirección del viento y del mar cambio bruscamente por lo que esa zona de la isla quedó totalmente impracticable, aprovechando ese tras pié fue una buena oportunidad para conocer más spots y visitar otros puntos de la isla.






A pesar de intentarlo y pasarlo bien en cierta manera, algo dentro de mi loca mente no me dejó disfrutar plenamente como lo haría en otras circunstancias, pero pensándolo fríamente, era normal, estaba en el que podría ser mi último viaje y esa preocupación me puso patas arriba.


De todas maneras fue un acierto total y no me arrepiento nada el haber elegido este destino para dicha ocasión.
Conocí sus olas, sus costumbres, su riquísima gastronomía, unos lugares mágicos y encima pude perfeccionar mi técnica de espantar sutilmente las vacas de la carretera, una labor que llevaba a cabo cada mañana si quería llegar a tiempo a la playa.


Así que, qué más puedo pedir a esta pequeña y preciosa isla que parece haberse detenido en el tiempo.





Hoy ya veo todo de otra manera y pienso que él que algo quiere, algo le cuesta y que las cosas buenas se hacen esperar, con sacrificio y sin desesperarse todo se consigue, así que no sé lo que tardaré, pero si poder puedo, no tengo la menor duda que : -VOLVERÉ-.


PD: NO AL CIERRE DE GOOGLE +.......

lunes, 19 de noviembre de 2018

-EL HOY LO HICIMOS AYER Y HOY HACEMOS EL MAÑANA-


Como había dicho en el post anterior estaba pasando por una situación personal algo inestable y mi futuro por aquel entonces era totalmente incierto.
Pues ese futuro ha llegado, en el instante que escribo esta entrada ya no soy la misma persona.
Salvando las distancias y sin perder el sentido del humor, tengo que decir que ya no hay marcha atrás,  lo que busqué durante tanto tiempo ya está en proceso de ver si lo consigo o no.


El 29 de octubre me sometí a la esperada y arriesgada operación que para bien o para mal cambiará mi vida para siempre.
Me costó muchísimo tomar la decisión como otras tantas veces, pero finalmente pensé esa tan usada frase, ¡el que no arriesga no gana¡ y eso mismo haré en ocasiones venideras si el guión lo exige.
No seré yo el que vuelva a preguntarse, que pasaría si lo hubiera intentado.
Si no lo intentamos nunca obtendremos la respuesta, así que siempre adelante si con ello podemos conseguir nuestra meta.
Eso si, sigo siendo el mismo Pincho de siempre a excepción que ahora soy un 95% humano y un 5% titanio entre otros materiales.



Espero y rezo para que este cambio sea a mejor, claro está, por ahora parece que la historia marcha bien pero todavía es muy pronto para tirar cohetes al cielo.
Técnicamente hablando según los médicos la intervención salió según lo previsto y ha sido un éxito, sin embargo esto requiere mucho tiempo, paciencia, trabajo y una muy larga recuperación para obtener el resultado deseado.
Si no pasa nada raro y no se tuercen las cosas incluso hay muchas posibilidades que pueda volver a surfear en cosa de un año.
Por lo de pronto ya conseguí algo mega importante, en menos de 24 horas tras la complicada
intervencion me puse de pie y logre dar 8 pasos YO SOLO.


Por ahora, insisto, por ahora parece que va todo estupendamente, no obstante aun tengo dolor y momentos de bajón pero noto pequeñas mejoras día tras día y esa es muy buena señal.
El 1º día como bien dije, anduve 8 pasitos, pero el día 15 de noviembre y para mi asombro di 13.247 pasos a lo largo del día, un logro muy importante para mi en este momento.


También tengo que decir que alguna que otra noche lo paso fatal, pero como para casi todo en esta vida hay solución, con un desayuno tan nutritivo como este que os expongo a continuación, en cierta manera lo soluciono por lo sano (bueno, lo de sano podría discutirse).


Tras el alta hospitalaria esa misma tarde me mandaron directamente al centro de recuperación e higiene postural Fisiospine para pasar allí 2 días y enseñarme unas pautas que tendré que seguir de por vida y de paso me desengrasaron para que no me acostumbrara a la vida de vago.





Aunque mi capacidad y velocidad de paseo era casi nula, gracias a esto pude conocer una mínima parte de esta preciosa y cosmopolita ciudad.


Y lo mejor de todo es que esos momentos tan especiales los disfruté con 2 de las personas más importantes de mi vida, mi hermana y mi cuñado, los cuales sacrificaron muchas cosas para acompañarme en este momento tan duro y difícil.


Me hubiera gustado poder utilizar mi cámara fotográfica para inmortalizar algún que otro momento más pero como tengo terminantemente prohibido coger peso alguno, me fue imposible.
Es obvio que no fue un viaje hiper agradable por la razón que fue, pero en estos casos hay que sacar la parte positiva y si no fuera por esto (pese a quien le pese, Barcelona no cuenta con buenas olas) posiblemente nunca hubiera conocido esta ciudad, así que mirándolo de esa manera, no hay mal que por bien no venga.


Esos 13 días que pasé allá sin lugar a dudas fueron de los más intensos que viví jamás, con lo cual, podría enrollarme mucho más, pero tendré que dejar algo para la próxima vez que será pronto.


Alguno podrá llegar a pensar que soy un pesado por esto que voy a decir ahora, pero sinceramente me da igual.
Me siento en la obligación de volver a dar las gracias a todos los que os habéis molestado e interesado por saber cual era mi estado.
Siempre es bonito recibir muestras de cariño, pero en momentos en los que uno se ve tan abajo, se agradecen mucho más.
Los que me conocéis sabéis de primera mano que soy una persona bastante sentida pero me cuesta bastante expresar mis sentimientos, yo diría que me cuesta más que a un palo de una escoba, pero en situaciones así me salen solos.
En este viaje lloré, lloré mucho no me avergüenzo de decirlo, muchas veces de dolor, otras por añorar cosas que aun deseo, por no saber si podría volver a caminar y también, como no, por no tener a los míos cerca; pero puedo garantizar que las lágrimas de emoción al saber que tantísima gente se acordó de mí, superaron con creces todos esos males,.
Miles de millones de gracias a todos , por vuestra culpa, del primero al último, esto ha sido y esta siendo más llevadero.
De corazón :SIEMPRE AGRADECIDO.


Par terminar cuelgo esta foto que tiene ya casi 10 años y no me canso de verla, no por la maniobra, si no por todo lo que me transmite y en este nueva etapa de mi vida que comienza, espero con toda mi alma que se vuelvan a repetir momentos así.

PD: Un largo recorrido comienza con un pequeño paso y eso es lo que estoy haciendo, voy muy despacito y encontrándome con muchas trabas por el camino pero, señora "FELICIDAD" no tenga la menor duda que tarde o temprano la alcanzaré y no volveré a dejar que se escape.....

domingo, 16 de septiembre de 2018

- DIFÍCIL, SI; PERO NO IMPOSIBLE -



Como pueden comprobar, en verano no suelo actualizar mucho el blog por falta de tiempo. En esta ocasión se sumo un pequeño problema que tuve con el dominio de la web y ambas cosas fueron suficientes para dejar el tema aparcado hasta hoy.
Me hubiera gustado pasar más tiempo detrás de la pantalla o delante del objetivo para poder escribir alguna que otra entrada pero no fue posible.
Aparte estos últimos meses no hice nada destacable, la monotonía entró a formar parte de mi vida. De casa al trabajo y del trabajo a casa, ese es el resumen de mi día a día desde finales de mayo.
La playa lo mas cerca que la vi fue por la televisión a pesar de tenerla a 300 metros, la cámara y las tablas las tengo con telas de araña, incluso sé que mis amigos están vivos porque de vez en cuando actualizan la foto del whatsaap, es decir, mi vida social fuera del trabajo esta siendo totalmente nula y el tono blanco-nuclear de mi piel delata fielmente que me dio menos el sol que a un esquimal en pleno invierno, así que poco tendría que contar.
Tenía en mente hacer varias cosas en todo este tiempo pero al final se quedaron en eso, ideas que no se pudieron llevar a cabo, eso si, como dije en la entrada anterior, tiempo al tiempo, mejor hacer las cosas tarde y bien que pronto y mal.
Creía que sería un año tranquilo y me volví a equivocar como de costumbre, está siendo una de las temporadas más duras que recuerdo, pero tarde o temprano se terminará y comenzará una nueva etapa.


También es verdad que me recomendaron mejorar al máximo posible mi estado físico y mental por si finalmente tengo la oportunidad, suerte o desgracia de tener que operarme y así lo hice.
En este hecho es donde mayor numero de horas libres invertir y el cual hizo que tuviera que dejar de lado otras muchas cosas, pero lo primero es lo primero amigos.
En cuanto a la parte física no tengo queja, gracias al trabajo, a llevar una buena alimentación  y a hacer cosillas con los aparatos que tengo por casa, la mejoría ha sido notable y muy positiva.


Psicológicamente ya es otro cantar, sigo en mi línea, no dejo de darle vueltas a la cabeza y eso hace que esté todo el día mas tenso que MacGyver en una ferretería. pero está claro que cuando se calme un poco la cosa todo cambiará y el río volverá a su cauce.


A estas alturas en cualquier otra ocasión ya estaría pensando en algún viajecito para el invierno, pero esta vez es distinto.
Hasta que me digan la próxima semana en Barcelona lo que harán conmigo no puedo hacer ningún plan, por lo tanto, solo queda esperar y que sea lo que dios quiera.
Mi intención es no volver a tardar tanto en dar señales de vida,  por si las moscas, me despido mandando un gran saludo a todos.

                                             

 PD:Muji.VOLVERÉ Y LO SABES........

miércoles, 23 de mayo de 2018

-YA NO ME IMPORTA EL PROBLEMA, ME IMPORTA LA SOLUCIÓN-


Los que seguís mis pasos a través del blog pensaréis que me ha tragado la tierra o que me habían abducido los extraterrestres, pero no, esa no es la causa de esta ausencia.
Llevo una temporada fuera de juego por una pequeña recaída con la ya conocida, maldita e inagotable lesión que me persigue desde hace unos años.
Hace cosa de un mes sin motivo alguno unas molestias se adueñaron de mi cuerpo y vuelta a empezar: visitas medicas, cero deporte, drogas legales, nuevas pruebas y lo peor de todo, más dudas e incertidumbre...
El día de mi cumpleaños aparte de las felicitaciones y muestras de cariño, recibí de regalo algo que pensé que no volvería a escuchar y para rematar me obsequiaron con esta nítida a la vez que desagradable imagen de mi columna.
Mi intención era no volver a verla, pero aquí está de nuevo.


Este mes no ha sido nada fácil, la mayor parte del tiempo libre del que disponía lo utilicé para recabar información sobre el tema que me está sacado muchas horas de sueño.
Por culpa de este nuevo diagnostico, los fantasmas del pasado han vuelto a visitarme y mi cabeza no para de hacerse un sin fin de preguntas.
¿Por qué no disfrute más de aquellos viajes, por qué no aproveché mejor los buenos momentos, por qué me volví de aquella competición, por qué no hice caso de los consejos que recibí, por qué no cuidé más el cuerpo cuando empezó a darme señales, por qué tomé decisiones precipitadamente, por qué no puedo saltar o correr como una persona de mi edad, por qué no actué como debería, por qué perdí la cabeza cuando más la necesitaba, por qué no me esforcé más, por qué no cogí aquella última ola en Hawaii, por qué no puedo coger en brazos a mis sobrinas sin quedarme doblado, por qué el destino me tenía esto preparado, por qué, por qué y por qué ...?


Siempre insisto que no tengo razones para quejarme por nada, aunque en situaciones como esta no opino lo mismo, por muy fuerte que uno quiera ser, al menos yo, me vengo abajo y si me quejo.
Seguramente más de uno antes de leer esto podría llegar a pensar que mi vida es de color de rosa y que vivo entre nubes de algodón, pero la realidad dista mucho de eso y aseguro que no es oro todo lo que reluce...
Ahora estoy en ese momento que me arrepiento de no haber hecho más y mejor las cosas que estuvieron a mi alcance en su día y lo único que puedo hacer para reconfortarme es pensar que si no lo hice fue porque creía que mi forma de vida sería eterna.





A la vista está que me confundí, eso si, me quedó muy clara la expresión "Carpe Diem".
Por experiencia propia, en esta vida todo tiene fecha de caducidad y en un mísero instante el futuro soñado se puede ir al traste.
Lo bueno es que la memoria no me falla, entre eso y las fotos, aun puedo recordar lo que hasta el momento fueron los mejores años de mi existencia.





 A pesar de este inesperado pero predecible traspié no tiraré la toalla, voy a seguir peleando por lo que llevo luchando los últimos años ya que sigo echando de menos esa parte de felicidad que perdí aquel 7 de diciembre del 2013.


Sé que el camino para llegar a donde pretendo será duro y todavía incierto pero hace unos días después de mucho insistir, por fin obtuve una noticia medianamente alentadora en medio de este caos.
Pude contactar con el doctor Clavel, esta eminencia está considerado como uno de los mejores neurocirujanos del mundo especialista en columnas y tras un primer estudio por su parte, mucha información por la mía, llegué a la conclusión de que si alguien puede llegar a solucionar mi problema, él es el candidato.
Por su apretada agenda tendré que esperar al mes de septiembre para viajar a Barcelona y poder realizar un segundo estudio in situ , aun así, me aferraré a esa oportunidad aunque sea un clavo ardiendo.
No es nada seguro, todo esta en el aire pero este mínimo aliento me está dando fuerzas para tirar hacia delante y ver mas cerca esa pequeña y lejana luz en el horizonte.


En la primera foto de esta entrada y en la gran mayoría de post del blog se ve perfectamente que pude retomar el contacto con el mar , con muchísimas limitaciones y cautela pero lo conseguí, había una posibilidad entre mil de que eso pasara y pasó, así que esta vez tampoco perderé la esperanza de volver a disfrutar de lo que amo tal y como quiero. Mientras tanto tendré que conformarme con poder surfear de vez en cuando.
No puedo decir que todo lo que deseo lo consigo porque estaría mintiendo y más en este caso que ya no solo depende de mi, pero intentaré poner todo de mi parte para que la cosa al menos no empeore.

"QUIERO VOLVER A SER QUIEN ERA"

No sé como, cuando, ni dónde, pero tarde o temprano lo lograré, lo único que necesito es: TIEMPO.



PD: ESTO NO ES UN ADIÓS, ES SOLO UN HASTA LUEGO...