lunes, 8 de abril de 2019

- TENGO TODO Y A LA VEZ NO TENGO NADA -


Ayer día 7 de abril volvió a ser mi cumpleaños, no me puedo creer que ya pasara otro año, pero bueno, no me queda otra que apechugar con la realidad o por la contra puedo seguir pensando como hasta ahora, que mis padres se confundieron y me hicieron el D.N.I antes de tiempo.
Mi sobrina debió darse cuenta que no dispongo de material nuevo para publicar y me regaló este dibujo, con el aprovecho para comenzar la entrada. (Supuestamente soy yo).
En el se puede observar perfectamente que adquirió la destreza de su tío a la hora de dibujar, espero que sea lo único malo que herede de mi, si no mal vamos. Muchas gracias diablilla....
Tanto en este blog como en el que tuve durante tantos años, siempre me gustó publicar una entrada tal día, ya fuera de un surfari, alguna competición o un simple día de surf.
Esta vez obviamente no puede ser ya que los únicos viajes que hice estos últimos meses han sido a Vigo para continuar con la recuperación o a Barcelona a revisiones médicas, pero por ahora en las clínicas no suelen romper buenas olas.
Hoy sería buena ocasión  para contar que fue el mejor cumpleaños que recuerdo, que Amancio Ortega quiso regalarme un Ferrari, que la tarta de cumpleaños estaba bañada en oro, que mi vida es maravillosa, que estoy haciendo un casting para entrar de modelo y que me llamaron 3 veces para trabajar en la Nasa, pero estaría mintiendo y yo no soy de esos. Aparte esto no es Instagram.
Suelo e intento ser lo más transparente posible y la realidad es que en estos momentos a pesar de que la recuperación física esta siendo mejor y más rápida de lo esperado, que hay muchísimas posibilidades que antes de 2020  pueda volver a surfear, mi cabeza sigue dando más vueltas que la atracción de la siguiente fotografía.


Hoy día se lleva mucho vender una vida megaultra perfecta cibernética y tener otra real bastante distinta.
Gracias a dios, yo no tengo la necesidad de aparentar ni hacer creer a los demás algo que no soy, para bien o para mal, cuento las cosas como son, guste o no guste.
Ya casi pasaron 6 años desde que mi vida cambio drasticamente, aunque tuve y tengo momentos de lucidez , jamás volví a ser la misma persona y eso termino pasándome factura mentalmente.
Sigo echando de menos el poder levantarme cada mañana para ir a la playa, es decir, volver a MI VIDA, esa vida que tanto añoro y la cual me hacía plenamente feliz.


Desde pequeño me han dicho que al soplar las velas pidiera un deseo, no se si fue casualidad o llamémoslo X pero muchos se cumplieron, así que aquí dejo la instantánea del momento antes de pedir el último.


Sé o al menos me gustaría que cuando llegue el momento que busco desde hace tanto tiempo, este estado desaparezca para SIEMPRE y poder volver a ser esa persona que tanta gente me recuerda habitualmente que quieren volver a tener como amigo, hermano, hijo, cuñado, tío, sobrino, nieto y pareja, ellos buscan tanto o más que yo, mi felicidad. Así que aunque solo sea por vosotros seguiré luchando por conseguirlo, os debo TODO.


  PD: Mucho amor para la gente que me apoya y par los que no, podéis hacer que os tropezáis y .....

No hay comentarios:

Publicar un comentario