miércoles, 23 de mayo de 2018

-YA NO ME IMPORTA EL PROBLEMA, ME IMPORTA LA SOLUCIÓN-


Los que seguís mis pasos a través del blog pensaréis que me ha tragado la tierra o que me habían abducido los extraterrestres, pero no, esa no es la causa de esta ausencia.
Llevo una temporada fuera de juego por una pequeña recaída con la ya conocida, maldita e inagotable lesión que me persigue desde hace unos años.
Hace cosa de un mes sin motivo alguno unas molestias se adueñaron de mi cuerpo y vuelta a empezar: visitas medicas, cero deporte, drogas legales, nuevas pruebas y lo peor de todo, más dudas e incertidumbre...
El día de mi cumpleaños aparte de las felicitaciones y muestras de cariño, recibí de regalo algo que pensé que no volvería a escuchar y para rematar me obsequiaron con esta nítida a la vez que desagradable imagen de mi columna.
Mi intención era no volver a verla, pero aquí está de nuevo.


Este mes no ha sido nada fácil, la mayor parte del tiempo libre del que disponía lo utilicé para recabar información sobre el tema que me está sacado muchas horas de sueño.
Por culpa de este nuevo diagnostico, los fantasmas del pasado han vuelto a visitarme y mi cabeza no para de hacerse un sin fin de preguntas.
¿Por qué no disfrute más de aquellos viajes, por qué no aproveché mejor los buenos momentos, por qué me volví de aquella competición, por qué no hice caso de los consejos que recibí, por qué no cuidé más el cuerpo cuando empezó a darme señales, por qué tomé decisiones precipitadamente, por qué no puedo saltar o correr como una persona de mi edad, por qué no actué como debería, por qué perdí la cabeza cuando más la necesitaba, por qué no me esforcé más, por qué no cogí aquella última ola en Hawaii, por qué no puedo coger en brazos a mis sobrinas sin quedarme doblado, por qué el destino me tenía esto preparado, por qué, por qué y por qué ...?


Siempre insisto que no tengo razones para quejarme por nada, aunque en situaciones como esta no opino lo mismo, por muy fuerte que uno quiera ser, al menos yo, me vengo abajo y si me quejo.
Seguramente más de uno antes de leer esto podría llegar a pensar que mi vida es de color de rosa y que vivo entre nubes de algodón, pero la realidad dista mucho de eso y aseguro que no es oro todo lo que reluce...
Ahora estoy en ese momento que me arrepiento de no haber hecho más y mejor las cosas que estuvieron a mi alcance en su día y lo único que puedo hacer para reconfortarme es pensar que si no lo hice fue porque creía que mi forma de vida sería eterna.





A la vista está que me confundí, eso si, me quedó muy clara la expresión "Carpe Diem".
Por experiencia propia, en esta vida todo tiene fecha de caducidad y en un mísero instante el futuro soñado se puede ir al traste.
Lo bueno es que la memoria no me falla, entre eso y las fotos, aun puedo recordar lo que hasta el momento fueron los mejores años de mi existencia.





 A pesar de este inesperado pero predecible traspié no tiraré la toalla, voy a seguir peleando por lo que llevo luchando los últimos años ya que sigo echando de menos esa parte de felicidad que perdí aquel 7 de diciembre del 2013.


Sé que el camino para llegar a donde pretendo será duro y todavía incierto pero hace unos días después de mucho insistir, por fin obtuve una noticia medianamente alentadora en medio de este caos.
Pude contactar con el doctor Clavel, esta eminencia está considerado como uno de los mejores neurocirujanos del mundo especialista en columnas y tras un primer estudio por su parte, mucha información por la mía, llegué a la conclusión de que si alguien puede llegar a solucionar mi problema, él es el candidato.
Por su apretada agenda tendré que esperar al mes de septiembre para viajar a Barcelona y poder realizar un segundo estudio in situ , aun así, me aferraré a esa oportunidad aunque sea un clavo ardiendo.
No es nada seguro, todo esta en el aire pero este mínimo aliento me está dando fuerzas para tirar hacia delante y ver mas cerca esa pequeña y lejana luz en el horizonte.


En la primera foto de esta entrada y en la gran mayoría de post del blog se ve perfectamente que pude retomar el contacto con el mar , con muchísimas limitaciones y cautela pero lo conseguí, había una posibilidad entre mil de que eso pasara y pasó, así que esta vez tampoco perderé la esperanza de volver a disfrutar de lo que amo tal y como quiero. Mientras tanto tendré que conformarme con poder surfear de vez en cuando.
No puedo decir que todo lo que deseo lo consigo porque estaría mintiendo y más en este caso que ya no solo depende de mi, pero intentaré poner todo de mi parte para que la cosa al menos no empeore.

"QUIERO VOLVER A SER QUIEN ERA"

No sé como, cuando, ni dónde, pero tarde o temprano lo lograré, lo único que necesito es: TIEMPO.



PD: ESTO NO ES UN ADIÓS, ES SOLO UN HASTA LUEGO...


2 comentarios:

  1. Ijole amigo Ruben, lo que eh leido me ha llegado hasta el alma, ¿por que en unos minutos de felicidad se nublan nuestras esperanzas? ¿Por que sufrir dolores si lo que queremos es seguir gozando a plenitud de la vida? Aferarnos a una operación parece ser nuestra única fe, tu en Septiembre y yo en el mes de Julio.
    No te eh platicado amigo Ruben? Sufri una caida tan boba en un columpio hace siete años, este año vi al Dr. indicado de mi problema:"Se derramó líquido de la vértebra lo que hacía de amortiguador entre los huesos haciendo que el nervio se inflame y me produzca dolor" En la operación me colocarán una almoadilla sujetándola con cuatro tornillos a la vértebra. No sé si me di a entender mi padecimiento, lo que si sé es que nos pondremos en manos de nuestros Doctores y nos daremos todo el apoyo incondicional para seguir adelante mi amigo Rubén. Tienes unos ojos que percibo un alma aventurera, no te gustan los límites y te estás enfrentando a tu mayor reto. La ola mas grande de tu vida, serénate y piensa como librarla desde tu subconsciente amigo Ruben, recuerda, te estas enfrentando a tu mayor reto. Si puedes.
    Te mando un fuerte abrazo y estamos en contacto por G+
    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  2. Te deseo toda la suerte del mundo en este camino
    Un abrazo

    ResponderEliminar