viernes, 12 de mayo de 2017

-SIEMPRE QUIERO MAS-




Cada cual tiene su peculiar manera de medir su felicidad, la mía entre otras cosas se mide por el numero de imanes que tiene la nevera de mi abuela.
Siempre que salgo de surfari ya sea a 100 kilómetros o a 10000 millas intento traerle uno para su colección...




Hacia ya unos cuantos añitos que no volvía por la Costa da Morte y aprovechando que teníamos un  par de días,allá fuimos.
Daban un tiempo malísimo pero por suerte como el 80% de las veces en Galicia se equivocaron y pudimos disfrutar de unos días de sol y buenas olas.
Llegamos al medio día así que nos pusimos a cocinar para comer tranquilamente mientras dábamos  tiempo a que bajara la marea y  mejoraran las olas.






No fue ni de lejos el mejor baño que pille en esta playa pero de todas maneras salí muy contento,un par de horas con poca gente y algún que otro tubo,así que no puedo pedir mas.






Tras un momento de relax encaminamos rumbo a Muxia para pernoctar en un área acondicionada para las furgos muy guapa a la entrada del pueblo y a 2 pasos de una playa.Un sitio para tener en cuenta los furgoneteros.




Por la mañana nos acercamos a visitar a Virxe da Barca,un enclave muy bonito que supuestamente tiene el poder de curar dolores que la medicina tradicional no logra y la verdad que siempre que fui vi gente haciendo el ritual que encomienda la leyenda.




A la vuelta de casualidad encontramos  este río y paramos a merendar y sacar unas fotillos para poner rumbo a casa.




Me despido hasta la próxima entrada con esta maravillosa puesta de sol que tuvimos en Muxia.

PD : Por fin aprendi a vivir el presente..........


No hay comentarios:

Publicar un comentario