martes, 17 de enero de 2017

-THE TRIP-.




Casualmente este 2017 hace ya 20 años que viaje por primera vez a una competición,mas concretamente a la isla de Tenerife,desde aquel lejano 1997 tuve la suerte de viajar a lo largo y ancho del mundo en busca de las mejores olas gracias al bodyboard.




Como suelo decir cada viaje te aporta muchísimas cosas: conocer nuevas personas, olas increíbles,otras religiones y culturas muy diferentes,así como la  gastronomía y un largo etc.
Y este en particular me hizo volver a pensar y sentir por lo que realmente me gusta tanto viajar.




Para comenzar destacar la suerte que tuve de poder compartir este viaje con unas personas de 10,la suerte que tuvimos con las olas otro 10; aparte de lo ya mencionado e infinidad de cosas mas lo que realmente me hace pensar que este fue uno de los mejores viajes a lo largo de mi carrera deportiva fue la familia que nos acogió en su casa.
Desde el primer momento y pese a las pocas posibilidades que tienen, nos hicieron sentir como en casa aun estando a mas de 15000 kilómetros de nuestros hogares.




Lo que hoy se conoce como el tercer mundo, personalmente creo que en muchos aspectos nos superan pero con creces,es cierto que no tienen las posibilidades que tenemos nosotros; me refiero a la situación económica,la sanidad y la educación y aun así tengo la certeza que son un millón de veces mas felices que nosotros.




Una tarde después de surfear  Eddys (The boss,el de la escoba),nos invito a un cafecito para charlar un poco y tras un breve momento contándole como era la vida por aquí me dice:aquí es todo muy distinto a mi solo me importa el bienestar de mi familia y mientras tengamos un trozo de comida para llevarnos  a la boca lo demás es secundario, que solo necesitan lo imprescindible para vivir el día a día sin importarle ni envidiar lo que tengan sus propios vecinos, y que como a todos,le gustaría poder hacer las cosas bien para poder darle una mejor vida a sus hijos.



El ultimo día al salir del agua allí estaba reunida toda la familia para despedirse y hacernos un regalo que nos dejo con la boca abierta y por lo que le estamos muy agradecidos, aparte de por tratarnos como nos trataron.
Segundos después Edyys se acerco y nos pregunto si le podíamos hacer un favor antes de coger el avión,y por supuesto dijimos que si sin saber a que se refería,ya que mi ingles es nulo, solo le entendí que a  sus hijos y a su sobrina les hacia mucha ilusión.




Sin dudarlo y sin saber a donde nos llevaban nos montamos en un coche que nos estaba esperando  y cual fue la sorpresa,que nos acercaron al colegio donde estudian las niñas.
Ver la cara de esas pequeñas y de todos sus compañeros al vernos abrir la puerta de su clase fue de las cosas mas bonitas que sentí en mi vida.
En resumen,un viaje lleno de buenos momentos, buenas olas, lugares increíbles y una compañía inmejorable.Hasta pronto.

PD:Este no fue un viaje,este fue: ¡ EL VIAJE !.

I LOVE JAVA AND LOVE EDYYS FAMILY.

2 comentarios:

  1. Que alegría da leerte con tanta emoción. Esas gentes que nos tienen tanto que enseñar y que mucha gente odia sin conocerlos, sólo por tener otra religión tan estigmatizada hoy!

    Grande pincho. Se ve que cuadraron buenas olas! Sampai jumpa lagi!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por leer el blog y por este comentario.
    Consideró que eres una de las personas más inteligentes que conozco,pienso que sabes tan bien como yo ;aunque suene a tópico,que a la gente hay que calificarla por sus hechos no por otras cosas,ya sea para bien o para mal.
    Un saludo amigo y enhorabuena por todos tus logros.

    ResponderEliminar